Publicidad
  Lo más reciente
Primera reunión en La Mayor
Diablos Rojos regresa a casa
Alex Cabrera continuará jugando
       

Link 1Link 2
Martes, 29 de Julio de 2014  
Home   >   Columnas
Imprimir Imprimir Manda a un amigo Manda a un amigo

Por los caminos de Texas


Uno de los placeres de la vida, es el salir de viaje.

El romper con la rutina, desconectarse de las obligaciones diarias y acabar con el estrés es algo

tan especial que muchos lo llevan a cabo cotidianamente.

El viernes 20 de abril salí de Monterrey rumbo a la vecina ciudad de Monclova, Coahuila para un ya necesario cambio de aires. Mi hermano Alfredo, el menor de la familia, me había invitado hace tres meses a un viaje a los Estados Unidos.

“No te gustaría ir a ver a los Yanquis?”, me dijo aquella vez vía telefónica.

“Nueva York está muy lejos, Fredy, además no hay dinero!”, fue mi respuesta.

Pero rápido me convenció cuando me dijo que jugarían en Texas, contra los Rangers…..y que él me iba a “pitchear” el boleto y el hotel!

Con tan “convincentes propuestas” acepté unirme al tour de cuatro personas por carretera, partiendo de “Monclovita La Bella”.

Y salimos a las 8 horas de aquel sábado 21 de abril del 2012, en una mañanita bañada en sol.

Mi hermano Alfredo, su amigo Pedro, mi cuñado Javier y el que escribe, aún con la modorra de la “desmañanada” y el “ronrroneo” de los intestinos como señal de hambre tomamos la carretera 57 rumbo a Piedras Negras, Coah.

La afición al rey de los deportes y los deseos de salirse de diario ajetreo nos impulsó a irnos de viaje. El ingrediente especial era ver al legendario equipo de los Mulos de Manhattan y claro , también a los Rancheros texanos y otros ingredientes especiales

que hacían más atractivo el viaje.

¿Qué cuales eran esos atractivos extra? Bueno en primer lugar ver a a los legendarios Bombarderos del Bronx, los máximos ganadores en la historia de las Grandes Ligas con 27 coronas en sus vitrinas.

Y además observar a sus máximos estrellas como Alex Rodríguez, el capitán Jeter, Texeira, Canó, Granderson, Swisher y compañía , sin olvidar al panameño Mariano Rivera, el as del relevo.

Además, ser testigos del homenaje de despedida como pelotero activo del receptor boricua Iván Rodríguez, por parte del equipo texano.

Y comentábamos que ojala y pudiéramos ver lanzar al estelar zurdo CC Sabathia por parte del equipo de Joe Girardi.

Además la serie reunía un dato muy interesante, ya que los bicampeones de la Liga Americana, los Rangers han tenido un gran arranque de temporada, ya que llevaban nada menos que cinco series ganadas en forma consecutiva.

Y también teníamos curiosidad por ver a sus peloteros estelares como los dominicanos Adrián Beltré en la antesala y Nelson Cruz en el right field, así como al short venezolano Andrus. Y otros como Napoli en la receptoría y Hamilton en el jardín izquierdo. Sabíamos del excelente arranque del equipo de los Vigilantes de Ron Washington.

Y pues por lo pronto empezamos con el pie derecho al llegar a la frontera estadounidense y tramitar el permiso para viajar al interior.

Bastaron diez minutos para que nos extendieran el documento en Eagle Pass, Texas, ya que delante de nosotros solo estaba una familia.

Al salir sonreímos cuando vimos la larga fila de pasajeros que acababan de descender de un autobús, y pensamos el tiempo que hubiéramos tardado!

Enseguida tomamos la carretera a San Antonio y todo fue platicar de todos los temas imaginables: el beisbol, la política, la música y cosas peores!

Verdes pastizales y extensos ranchos fue el panorama más visto, con numerosas cabezas de ganado, donde destacaban los populares “cuernos largos”, clásicos del valle texano.

Desde un principio hubo una excelente química en el grupo, y la distancia se hizo corta entre las bromas y el deleite de la buena música que Pedro traía en su
ipad.

Por la tarde ya estábamos en San Antonio y luego de hospedarnos en el hotel fuimos al centro a conocer el paseo del río, donde hay numerosos locales comerciales.

A la mañana siguiente de nuevo a la carretera para llegar a nuestro destino, deteniéndonos solo para cargar combustible, y comprar algunos refrescos y comida.

El domingo por la tarde llegamos a la casa de los Vigilantes de Texas, la ciudad de Arlington y nos tocó hospedarnos muy cerca de los estadios de los Vaqueros de Dallas y de sus vecinos, los Rangers.

Fuimos a algunos centros comerciales a pasear y de inmediato vimos anuncios alusivos a la serie de pelota. También en la ciudad era común ver mucha gente con gorras, playeras, camisolas, tanto de Texas como de Nueva York.

Vimos una calle que lleva el nombre de Avenida Nolan Ryan, el actual propietario de los Rangers, y quien fue un lanzador estelar, famoso

por su extraordinaria velocidad, sus marcas de ponches y de juegos sin hit ni carrera.

Total, se respiraba una euforia enorme por la racha del equipo de casa, y claro, por la visita de los Yanquis.

La mañana del lunes 23 de abril me desperté muy temprano. Sería la emoción de ver a mi equipo favorito, o la expectación por ver el arranque de la serie, no lo sé.

El caso es que fuimos a almorzar. Y el beisbol salió en la plática con la mesera latina de edad avanzada que nos atendió.

¿De donde vienen?-interrogó.

-De Monclova, contestamos casi a coro.

-¿Vienen desde tan lejos….y de paseo?

- Venimos a un juego de beisbol!, fue la respuesta.

-Híjole pues que buenos aficionados son…venir desde esa ciudad a mas de 900 kilómetros!, dijo soltando una sonora carcajada.

El pleybol se cantaría a las 6 de la tarde con cinco minutos y habíamos acordado irnos temprano, pues previamente se haría la despedida a Iván Rodríguez.

Todo estaba saliendo tal y como lo habíamos planeado, salvo algunas molestias gastrointestinales que sentí desde antes de salir a carretera. Me previne desde Coahuila, tomando algunos medicamentos, pero las molestias no cedían y opté por evitar los alimentos irritantes y con exceso de grasa.

Decidimos irnos desde las cuatro de la tarde, pero con la intención de visitar el estadio de los Cowboys de futbol americano.

Había un tour con un costo de cerca de treces dólares, donde te mostraban todas las instalaciones del inmueble, pero decidimos solamente visitar la tienda de souvenirs. La atracción principal era el juego de pelota y nos apresuramos a trasladarnos pronto al estadio de beisbol.

Los estadios de los Rangers y de los Vaqueros son prácticamente vecinos. Sus estacionamientos están contigüos y en la temporada beisbolera los aficionados seguramente ocupan el área de los Cowboys.

Fue muy grato ver como desde cuadras atrás, los fans acampan y se encuentran asando carne, hamburguesas, hot dogs y consumiendo bebidas desde temprana hora. Quisimos estacionarnos frente al Ballpark, pero esos cajones son exclusivos para los abonados.

Nos movimos a unas cuatro cuadras para estacionar el vehículo, a un costo de 12 dólares. A pesar de que faltaban dos horas para el arranque del juego, ya había muchos aficionados ingresando.

Adentro aquello parecía una feria. Todos los souvenirs imaginables alusivos al equipo texano estaban ahí.

Gorras, guantes, playeras, camisolas, banderines, llaveros, fotos solo por mencionar algunos recuerdos beisboleros.

Había un stand donde iban a subastar dos camisolas, además de fotos enormes autografiadas por Nolan Ryan.

Los precios, lógicamente más elevados que en cualquier tienda de departamentos de la ciudad.

Y de comida, no se diga: pudimos ver un gigantesco hot dog de 26 dólares! Te lo servían en un megaempaque de cartón con asa, y podría ser cortado

Fácilmente saldrían algunos 4 o 5 “perros calientes” de tamaño normal!

La cerveza mediana se vendía a unos seis dólares y llamaba la atención que decía “ solo una por cliente”, quizás para agilizar la labor de los vendedores que andaban por los pasillos de todo el estadio.

Tal vez lo más económico era un hot dog con una tira de tocino enredada en 5 dólares. También había un a´rea donde asaban piernas de pavo y hasta barbacoa.

Nosotros nos decidimos por un “Slider” que consistía en dos bollos redondeados con roast beef que tenía buen sabor pero estaba algo frío, acompañado de un puño de papas estilo “Ruffles”. El costo: 12 dólares con noventa y cinco centavos.

La Coca Cero estaba a la venta en 4 dólares con noventa y cinco centavos.

La música ambientaba aquel festejo alrededor de todo el estadio, y donde si se tenía que hacer fila era en lo sanitarios donde había mucha afluencia de público.

Cuando ya habíamos calmado medianamente el hambre, después de que nos “poncharon” con un “Slider”, procedimos a buscar nuestros lugares.

Abajo, en el diamante los Yanquis estaban metidos en la jaula practicando bateo. Vino entonces el emotivo homenajea Iván “Pudge” Rodríguez.

El sonido local anunció la llegada del pelotero, en un automóvil deportivo descubierto , provocando los gritos de la multitud. Recorrió el campo con el fondo musical de aquel programa de la televisión llamado “Bonanza” de aventuras del oeste y luego se detuvo en el diamante. Ahí se celebró la ceremonia de homenaje a su carrera de 21 años en las Grandes Ligas.

El portorriqueño fue acompañado por su familia y tomaron asiento para escuchar las palabras de Nolan Ryan, el presidente de los Rangers.

Rodríguez escuchaba muy serio, pero luego empezó a sonreír cuando Ryan comentó que en un juego interescuadras el había golpeado con una piteada al homenajeado.

Y cuando Iván tomó la palabra, se acordó de una anécdota que no olvida. “Yo sí me acuerdo que te bateé un jonrón!….A ti no era nada fácil que te pegaran un jonrón….así es que eso si me acuerdo, que te lo dí!”, terminó diciendo.

Luego de finalizado el homenaje, Iván se dirigió al cantro del diamante para el lanzamiento de la primera bola. De receptor se colocó el segunda base Michael Young. Iván traía una mascota de receptor. Se colocó en la loma, pero después se dirigió al pentágono y Yong a la segunda almohadilla.

La voz del estadio anunció entonces que “Pudge” haría el último tiro de su carrera. Rodríguez giró su brazo derecho en varias ocasiones para calentarlo, y luego hizo un tiro perfecto a la segunda colchoneta, donde Young atrapó la pelota. La afición explotó en una ensordecedora ovación, y en dos pantallas grandes se proyectaban las jugadas inolvidables del pelotero.

Su primer jonrón, sus batazos decisivos, sus tiros a las bases. Todo esto, con el fondo musical del tema de “Bonanza”, aquella serie de televisión de los sesenta.

Luego de la emotiva ceremonia, se llegó el momento del pleybol.

Y en el diamante, duelo de zurdos: Derek Holland por los locales, contra el as CC Sabathia de los visitantes.


Rangers había hilvanado cinco ganes en forma consecutiva, y qué mejor sinodal tenían enfrente: a los orgullosos Yanquis.

Con el estruendoso apoyo de sus fans, los rancheros trataron de hacer valer su ley en su propia casa, pero se toparon con un ispirado Sabathia que no les dio muchas libertades. Nueva York fincó una victoria al son de 7 carreras contra cuatro, con el apoyo ofensivo de su capitán, el campo corto Derek Jeter, quien bateó de 4-4, para llegar a su juego número 13 de pegar imparable en forma consecutiva.

Jeter, junto a Alex Rodríguez y a Teixeira fueron los más abucheados durante el juego. Pero en especial A-Rod, a quien recuerdan jugó para Texas. Pero el estrella de la antesala de los Yanquis calló algunas bocas, cuando en la quinta entrada enganchó un envío de Holland para disparar un obús que rebasó la cerca entre center y left, con dos a bordo. Fue su jonrón 623 de su carrera.

Sabathia consiguió su segunda victoria del año, en 8 entradas, donde abanicó a 8 enemigos. Esta fue la victoria número once contra Texas en su carrera.

Para la novena entrada, el panameño Mariano Rivera subió a la loma. Y retiró en orden la entrada, como ha sido su sello de muchos años. Fue su cuarto salvamento de la campaña.

Vale la pena destacar el excelente trabajo de Hamilton en el jardín izquierdo por Texas, ya que realizó dos brillantes atrapadas, corriendo hacia la barda, a batazos que llevaban toda la etiqueta de extrabases.

Lo mejor del juego, el ambiente multicolor por parte de los aficionados. Podíamos ver a niños ataviados con los colores azul, rojo y blanco del equipo. Nenitas con sus moños en el cabello. Personas de todas las edades bailando y cantando “Dont mess withTexas”.

Y no podían faltar las notas clásicos del órgano con melodías populares de todos los tiempos, así como apoyando al equipo de casa con sus acordes y el grito de “Gooo Rangers” de la multitud.

En el graderío, los vendedores de refrescos y alimentos haciendo el show, como aquellos muchachos vendedores de hot dogs, quienes al ver que las cámaras de TV grababan el ambiente, se pusieron a bailar “bump”, saltando y chocando sus caderas, animados por las palmas de la gente.

Y las bolas bateadas de foul, siempre buscadas por un mar de manos, para tener un codiciado trofeo, estuvieron muy cerca de nosotros.

Luego de finalizado el partido, aquello parewcía una fiesta, la gente seguía celebrando, pese a la derrota.

Confieso que nos quedamos con ganas de más beisbol de Grandes Ligas. Aquel fue un viaje que no olvidaré. Mi segunda experiencia apenas en el béisbol liga mayorista, luego de conocer el Astrodome de Houston en 1981.

Un viaje relámpago, cansados, pero felices, por los caminos de Texas! Yeahhh!



Gaspar Garza Gándara
Batazos Regios (La Original)

Qué juego!
22/05/2012
 
Gaspar Garza Gándara
Batazos Regios (La Original)

El Juego de Estrellas
18/05/2012
 
Gaspar Garza Gándara
Batazos Regios (La Original)

LOS JUEGOS ESTELARES EN MONTERREY
14/05/2012
 
Gaspar Garza Gándara
Batazos Regios (La Original)

"TAVITO": UN PORRISTA DE CORAZON!
11/05/2012
 
Ver Histórico »
¿Quiéres opinar de esta Columna? Hazlo aquí:
Otros Columnistas :  
 
Armando Cázares | Desde el Pitcher Plate
Las Lesiones Continúan
Temporada difícil para el actual campeón de la Liga Mexicana de Beisbol es esta versión 20...
 
Tony Menendez | El Homerunazo
Dominantes los Latinos en la Liga Americana en Julio 2014
El mes de Julio se vá en el calendario...
 
 
Don Víctor Ordoñez | Contra Viento y Marea
Sube y Baja
Este es el título de una película de Mario...
 
Jesus Alberto Rubio | Al Bat
Abreu & Kershaw
El antillano José Abreu llegó a 30 cuadrangula...
 
 
Tony Menendez | El Homerunazo
1994: La Temporada Olvidada de las Grandes Ligas
Gardel una vez cantó que veinte años no son nad...
 
Armando Cázares | Desde el Pitcher Plate
Espectacular Cierre de Temporada
Más que espectacular podríamos calificar este recta final de la Liga Mexicana de Beisbol e...
 
 
Alejandro León | Rolitas
Jorge “Charolito” Orta 16 temporadas en Grandes Ligas
ómo ya hemos visto desde 1933, hasta la fecha...
 
Fidencio Liendo | Doble Play
Juárez barre, Delicias y Jiménez sorprenden
Se perfilan Diablos y Tigres en Liga Mexicana...
 
 
}}| Ver Mas Columnas
Columna Patrocinada por:
 



 
Otras Noticias:      
Ligas Independientes
Primera reunión en La Mayor
 
Liga Mexicana
Diablos Rojos regresa a casa
 
Liga Mexicana
Alex Cabrera continuará jugando
 
Liga Mexicana
Tigres “Barre “a Olmecas; 7-3.
 
Liga Mexicana
Tigres Blanquea a Olmecas; 4-0.
 
Liga Mexicana
Héctor Estrada sale de Guerreros
 
Liga Mexicana
Tigres le pega a Olmecas; 4-3
 
Liga Mexicana
Resultados LMB Jueves 17 de Junio
 
Liga Mexicana
Luis Ignacio Ayala encabeza legión de cambios en Olmecas
 
Liga Mexicana
Cambios definitivos y refuerzos
 
©2008 Reydelosdeportes.com Todos los derechos reservados,
La republicación o redistribución del contenido del Reydelosdeportes.com queda expresamente prohibida.
Comentarios: contacto@Reydelosdeportes.com Publicidad: anúnciate con nosotros
Fundadores: Jorge Franco Esquerra y Alvaro Zamudio Díaz

Hemisferio Comunicaciones